Placeholder
saltar al contenido

Bienvenido Invitado

Pintar por números para adultos.

Paint By Numbers Blog-Paint by numbers for adults-Canvas by Numbers

Recientemente recibimos un correo electrónico de Marisol, una de nuestras clientas, a quien le pedimos que nos contara un poco sobre cómo Paint by Numbers ha impactado su forma de ver las cosas. Ampliaremos esta sección con más testimonios. Esperamos que sean de ayuda y ayuden a promover la pintura como hobby, terapia y herramienta de espiritualidad. ¡Disfrutar!

Jubilación a los 55 años, ¿y ahora qué?

Quiero compartir mi experiencia, el vínculo especial que comencé con los lienzos de pintura por números hace más de dos años.

Soy mujer, madre de tres hijas independientes, divorciada y empleada de un conocido banco desde el principio de los tiempos. Hace dos años entré en la lista de prejubilaciones del banco, y confieso que me sentí emocionado. Las condiciones económicas no eran malas, y a mis recién cumplidos 55 años pude eliminar el estrés, las madrugadas, y dedicar más tiempo a lo que realmente me gusta: amigos y escapadas. Un escenario idílico; Creo que entre estos amigos antes mencionados ninguno dejó de felicitarme con un toque de sana envidia.

Y llegó el primer día. Se acabó madrugar, desayunar en la terraza, leer, caminar mucho, trasnochar, leer... Y pasó el primer mes... Y pasó el segundo mes. En el tercero comencé a aburrirme, proponiéndoles varios viajes a mis amigos, pero ellos estaban trabajando y les era imposible; llamar a mis hijas con más frecuencia, pero no estaban disponibles para conversaciones extensas más allá de lo que habían hecho antes; ir de compras, pero ya no era necesario mantener una apariencia pública (por lo tanto, un gasto innecesario); Me acostumbré a ir sola al cine, cosa que nunca antes había hecho (¿Qué es una película sin discusiones post-película?); asistir solo a exposiciones y congresos, siempre dispuesto a cualquier propuesta, venga de donde venga; Devoré libros; Me matriculé en una escuela para aprender alemán; más horas en el gimnasio; Empecé un curso de cocina japonesa... y una larga lista de actividades más que no detallaré. En conclusión, llegué a la noche exhausto, y al día siguiente me impuse actividades como si fueran un trabajo, como obligaciones para tener la sensación de "hacer algo".

Hasta que un día alguien en uno de los cursos me habló de la satisfactoria y relajante actividad de pintar por números. Casi me sentí ofendido; mis hijas coloreaban ese tipo de dibujos cuando eran pequeñas, y yo no era una niña, para ser precisos. Aclaró que, aunque la base técnica era la misma, debía buscar en internet y agregar a mi búsqueda el término “para adultos”. Me indicó la página Canvas by Numbers, de la que era un cliente habitual. Lo encontré sin problemas, vi que la inversión era pequeña y decidí probarlo con un lienzo de una chica vestida de rojo, muy parisina.

Cuando llegó, me llamó la atención el lienzo detallado (no solo papel, un lienzo real) y la cantidad de botes de colores. Tengo que trabajar. Nunca creí que tuviera habilidades artísticas para pintar y en el fondo estaba convencido de que era una pérdida de tiempo y dinero. Al igual que el curso de cocina japonesa, al mismo nivel (comida japonesa en el restaurante; cuadros en las paredes de una galería). Como dije, comencé y esa tarde no llamé a nadie ni falté para salir. Miré hacia arriba y habían pasado varias horas como si nada.

Empecé a pintar por números sobre la mesa del comedor, con poca luz natural, y limpiando cachivaches para hacer espacio... Hoy, dos años después, una de las habitaciones se ha convertido en un espacio muy personal donde, con fondo música, una película, una charla radiofónica o podcasts de mi interés, dedico varias horas al día a mis "cuadros por números". ¡Incluso contesto el teléfono de mala gana!

No hay ansiedad, el sentimiento de soledad se ha evaporado y no necesito encadenar una actividad tras otra para sentirme ocupado. Todas las mañanas, después del desayuno, entro al estudio, miro el cuadro a medio terminar y no veo la hora de coger los pinceles y seguir pintando. Me felicito y estoy asombrado por el resultado. Creo que mi autoestima ha aumentado. Disfruto de las salidas con amigos, pero a su ritmo, ya que están ligadas a un horario, y sigo haciendo cursos de vez en cuando. Salvo alguna que otra excepción, he dejado de ir solo al cine y a conferencias. Soy selectivo a la hora de dedicar mi tiempo, hago lo que realmente me apetece y nada más. Por supuesto, no he dejado de viajar un par de veces al año, como antes.

En cuanto a mis cuadros (en plural, que son muchos), he avanzado mucho, y cada vez elijo cuadros más complicados, incluso me he atrevido con un Van Gogh. Algunas decoran mi casa, otras las he regalado, o están en algún cajón esperando un propósito... Eso sí, la parisina de rojo está en mi estudio, y cada vez que la miro me recuerda cómo Disfruto mucho pintando.

-Marisol R. (Madrid)

Tu carrito

Su carrito está vacío